Cuando abordamos el tema del cuidado del agua o el cuidado del medio ambiente nos remitimos solo al buen uso en los hogares, pero ¿Qué pasa en nuestro trabajo? La realidad es que la gran mayoría de nosotros pasamos un buen porcentaje de nuestro tiempo fuera de casa y nuestro trabajo se convierte en nuestro segundo hogar, por eso y mucho más, también debemos tener buenas prácticas de ahorro de agua y cuidado de los recursos en otros lugares. Para lograrlo te dejamos 4 sencillos consejos.

 

• Detective de goteras: Cuando entres o salgas del baño, tómate 5 segundos para revisar que los sanitarios o grifos estén funcionando bien, si encuentras alguna fuga de agua difícil de cerrar, informa lo antes posible el problema.

 

• Toma agua en un vaso: Tomar agua directamente de la canilla es un hábito que sí se hace frecuentemente desperdicia grandes cantidades de agua. Lo más recomendable es que lleves una botella de agua o tengas un vaso en tu oficina para mantenerte hidratado.

 

• Lavar inteligentemente: Cuando termines de almorzar y laves tus platos, hazlo de forma práctica. Llena la tina de agua y no los laves con la llave abierta todo el tiempo. Así ahorras tiempo y recursos.

 

• No botar papeles en el sanitario: Antes de usar el baño, asegúrate que tengas una papelera, así evitas que los sanitarios se taqueen y en su defecto existan taponamientos en las cañerías y fugas.